Elías Crespín, el venezolano que se convirtió en el primer artista latinoamericano que expone de forma permanente en el Museo del Louvre

El venezolano Elías Crespín se convirtió el pasado 24 de enero, en el primer artista latinoamericano que expone de forma permanente en el Museo del Louvre con la obra cinética "L'onde du midi" ("La onda del mediodía"), una "danza en suspensión" construida con un programa informático concebido por el propio creador.

La obra está conformada por un sistema formado por 128 tubos cilíndricos alineados paralelamente y suspendidos en el aire por hilos transparentes, que en reposo dan forma a un rectángulo de casi diez metros de largo. En movimiento, 256 motores permiten que la obra, que es además la primera cinética instalada en el Louvre, dé forma a una coreografía de apariencia celestial.

Las barras metálicas se mueven al ritmo de secuencias establecidas mediante algoritmos pero, con la mecánica escondida a ojos del espectador, el baile aleatorio de las figuras parece realmente suspendido en mitad de la sala, como desafiando las leyes de la gravedad.

Elías Crespín nació en Caracas en 1965, es informático y aplica su conocimiento en programación a las artes plásticas para dar formas a unas esculturas en movimiento que han sido expuestas en Nueva York, Buenos Aires, Bruselas, España o Corea.

En 2018, su creación de un hexágono en movimiento en una de las salas del también parisino Grand Palais, donde participaba en la exposición "Artistas y robots", llamó la atención de la dirección del Louvre que lo invitó a concebir una obra para él.

El venezolano entra así en la muy restringida lista de artistas que han expuesto en el museo más visitado del mundo estando en vida: el alemán Anselm Kiefer, el francés François Morellet, fallecido en 2016, el estadounidense Cy Twombly, que murió en 2011, y el propio Crespín.
 

Share this page Share on FacebookShare on TwitterShare on Linkedin

Close

FBC Insights